miércoles, 20 de febrero de 2008

Cómo controlar los mercados financieros a partir de 2009



Hay buenas razones para ir mucho más allá de las políticas de rescate de bancos concretos y de cambios de reglas del juego concretas. Como la economía entera se ve afectada, y gravemente dañada, como el grueso de la población tiene que arrostrar las pérdidas y riesgos que unos pocos individuos ricos han contraído, es legítimo exigir que la autoridad pública controle los mercados financieros como un todo.”

Sostiene Michael R. Krätke, profesor de las Universidades de Ámsterdam y de Lancaster en el Reino Unido, en
un ensayo de lectura altamente recomendable, publicado y traducido en la revista SINPERMISO. Ofrecemos aquí algunos de sus párrafos muy significativos para lograr el control de los mercados financieros en la UE:

El Banco Central Europeo y la Comisión Europea han sido nefastos, siempre a remolque del "modelo" del capitalismo financiero estadounidense. La integración de los mercados financieros en la UE era considerada únicamente como medio para reducir costes transaccionales. Un cambio radical, un verdadero cambio de régimen, es posible y necesario, y debería asumir la forma de una transformación democrática, una transformación que, sometida a control democrático, allanara el camino hacia la democracia económica.

En primer lugar, a fin de asegurar las funciones básicas de cualquier sistema monetario y financiero ―como un sistema estable y fiable de pagos, depósitos y movimientos monetarios y crediticios entre los agentes de mercado―, los Estados europeos deben asumir el control en sus respectivos países de una parte amplia y relevante en el préstamo a bancos, para crear y/o extender un sector fuerte y permanente de bancos públicos o semipúblicos. La nacionalización de bancos es sólo el primer paso hacia un nuevo sistema financiero...

En segundo lugar, debe crearse un nuevo marco regulativo (...) La desintermediación de préstamos y el mercadeo con los paquetes de préstamos debe prohibirse a los bancos europeos y en los mercados europeos. La concesión de créditos para operaciones de toma de control por apalancamiento, fusiones y adquisiciones e inversiones financieras similares debe ser rigurosamente restringida y autorizada sólo bajo supervisión especial. Los hedge funds no deben permitirse por más tiempo en la UE, y no debe autorizarse a las instituciones financieras europeas a invertir en ellos o a sacarlos fuera del espacio de la UE. Las opciones de acciones e incentivos similares para ejecutivos para especular a corto plazo deben abolirse, restringirse las bonificaciones y vincularse actuaciones reales (p. ej., estabilidad en el empleo). Debe acabarse con los paraísos fiscales en la UE y debe prohibirse a las instituciones financieras de la UE mantener relaciones comerciales, directas o indirectas, con ellos.

En tercer lugar, deben reformarse el sistema bancario europeo y los mercados de capital europeos (...) El número y la complejidad de "productos estructurados" y demás derivados y certificados deben ser sustancialmente restringidos. Sólo deben autorizarse en forma estandarizada. Toda transacción en el mercado no oficial debe prohibirse, y el comercio con divisas, acciones y derivados, sólo autorizarse bajo regulación y supervisión estricta. Debe introducirse un tipo impositivo uniforme sobre las transacciones financieras en todas las operaciones del mercado financiero, suficientemente alto para ralentizar y reducir las acciones especulativas a corto plazo; la recaudación de tales impuestos debe asignarse directamente al presupuesto de la UE. Las agencias crediticias deben actuar bajo licencia y ser rigurosamente supervisadas o convertidas en agencias públicas sin ánimo de lucro financiadas por aportaciones de todas las instituciones financieras..."

Sugiero a los lectores de este blog que la preparación de la campaña para las elecciones al Parlamento europeo en junio de 2009, comience ya con la lectura reposada de este ensayo pinchando aquí y exigiendo que algunas de sus ideas se reflejen en los programas de los partidos de la izquierda institucional.
Publicar un comentario en la entrada