domingo, 4 de mayo de 2008

EL PARAÍSO FISCAL DE GIBRALTAR: Y SIGUEN SIN ENTERARSE



Tras las operaciones policiales Ballena Blanca en 2005 y Malaya en 2006, todo el mundo sabe ya para que se utilizan las sociedades exentas de Gibraltar; pero nuestros gobernantes siguen sin enterarse y les van a conceder más líneas telefónicas a quienes las “fabrican”.

.......................................................................................................................

En la web de Attac-Madrid todavía se puede leer un artículo denunciando la concesión por el Gobierno de Aznar de 100,000 líneas de teléfonos fijos para que Gibraltar mejorara sus comunicaciones.

El día 31 de Diciembre de 2002 una nota del Ministerio de Ciencia y Tecnología informaba que el Gobierno español había concedido a Gibraltar 100.000 números de teléfonos fijos, con un nuevo prefijo dentro de la red de la provincia de Cádiz, que hasta entonces tenía el mismo prefijo que se usaba en esa provincia, desde que en 1986 otro Gobierno le había concedió 30.000 números (lo decía El País 31/12/02). El Ministro Principal había solicitado una cifra todavía mayor según otras fuentes, porque al parecer así lo requerían las necesidades de teléfonos fijos de los 27.714 habitantes de Gibraltar (según el censo de la CIA). Era un compromiso alcanzado entonces dentro de las negociaciones sobre la soberanía del Peñón, decían.

Y como los equipos que asesoran a los gobiernos permanecen y como las políticas que afectan al poder financiero se consideran “técnicas” tampoco varían aunque cambien los ministros. Así, casi cuatro años después, el jueves 6 de Julio de 2006, la prensa nos anunciaba los nuevos acuerdos alcanzados en las inacabables negociaciones entre España, Reino Unido y Gibraltar esta vez sobre el asunto de la utilización del aeropuerto; acuerdos que incluyen otra vez la concesión por el Gobierno español actual de nuevas líneas telefónicas para la colonia británica.

¿De cuántas líneas de teléfonos fijos va a disponer la Roca?

Porque está claro que los casi 28,000 gibraltareños ya tenían teléfonos fijos cuando les concedieron 100,000 nuevas líneas en 2002. Y es evidente que quienes continúan reclamando un acceso telefónico ampliado son los numerosos despachos y agencias de la élite local y las sucursales bancarias gibraltareñas – de bancos españoles la mayoría - porque los grandes negocios gibraltareños tienen lugar fuera del recinto del Peñón, offshore, con los no residentes. Y en el mundo competitivo de hoy hay que agilizar las gestiones de esos “grandes” negocios financieros, que se suelen realizar a distancia por vía de redes de Internet securizadas o basadas en el teléfono que sigue siendo más barato y fácil, como nos cuentan los reportajes sobre las conversaciones de nuestros empresarios inmobiliarios.

Aunque algunos responsables gubernamentales no se hayan enterado, las investigaciones policíacas y de la nueva Agencia contra el fraude han revelado que las redes mafiosas vinculadas a Gibraltar requieren mucha comunicación por línea telefónica. Es una evidencia que deriva de la maraña de sociedades instrumentales, ficticias y de testaferros que genera la corrupción y la especulación inmobiliaria en Málaga y en la Comunidad de Madrid y los múltiples pagos bajo cuerda a concejales y altos funcionarios, para conseguir las recalificaciones de terrenos para urbanizar. Está documentado en los procesos judiciales abiertos después de la operación Ballena Blanca que ha implicado a abogados y a notarios por primera vez en la historia de España, relacionados con delitos de blanqueo del dinero sucio de la droga consumida o de la corrupción política. Y que estas últimas semanas esta corroborando la operación Malaya en curso. Por si se hubiera olvidado que la evasión fiscal y demás delitos por los que condenaron en Rusia a Jodorkoski en el caso de la petrolera rusa Yukos, arrancaban de Gibraltar donde estaba registrado desde 1997 el Holding Menatep Group, el propietario de las empresas en torno a Yukos. Y todos estos son “negocios” offshore, de los no residentes; que son los que han ayudado a que la minoría ilustrada gibraltareña levantara cabeza, una vez que la base naval fue desmantelada. Y hoy en día siguen y siguen progresando y creciendo a costa de la Hacienda y del bolsillo de los españoles.

Lo explicaba el pasado Abril el locuaz “Chief minister” gibraltareño ante una concurrencia distinguida de un foro económico, Forum Europa, en Madrid, donde vendió las excelencias de los servicios financieros offshore. Las oportunidades de negocios en Gibraltar están en auge, pero no se trata de montar industrias, oficinas, comercios ni fábricas porque allí en el Peñón no caben sino de atraer las “inversiones” financieras de los no residentes, para las cuales ofrecen servicios en muy buenas condiciones, sin pagar impuestos en el país donde se hagan las operaciones. Uno de esos servicios que ofertan son las sociedades exentas de impuestos en Gibraltar, que sigue creciendo sin ningún obstáculo. Son instrumentos multiuso: Lo mismo sirven para comprar valores en la Bolsa madrileña que para adquirir fincas en el Levante o para efectuar pagos extras a concejales y alcaldes de Ayuntamientos con planes generales o parciales pendientes. Y, además, sin burocracia engorrosa: basta aportar el nombre de un accionista y pagar la tasa anual de 225 libras al año por cada sociedad registrada en la Roca. Y así se facilita la opacidad de los negocios sucios, con costes reducidos en los cambios de titularidad de fincas en la Costa del Sol si hay que hacer varias compraventas seguidas para especular o blanquear dinero.

Porque la verdad es que nadie se acuerda, si es que se enteró, que el Primer Ministro Peter Caruana remitió una comunicación por escrito a la OCDE comprometiéndose a eliminar todas las prácticas fiscales perjudiciales antes del 2006 para dejar de ser considerado paraíso fiscal oficialmente (la carta en inglés sigue en http://www.oecd.org/) Porque para ayudar a que eso se olvidara, la nueva Comisión europea autorizó a Gibraltar para seguir registrando estas sociedades ficticias hasta el 2010, ya que había quedado demostrado que son una ayuda estatal a las empresas, contraria a las reglas de la competencia en el mercado común europeo. Y es que los representantes del Gobierno español en la OCDE y en Bruselas ocupados en que España no se rompa, no han tenido tiempo de enterarse de estas cuestiones del blanqueo del dinero sucio y de la evasión fiscal con la colaboración de Gibraltar que solo interesan a los grupos altermundialistas.

Y para completar el cuadro de la desinformación reinante – que si que rompe la España de los ciudadanos - tenemos que contar que, interesados por el paraíso fiscal de Gibraltar, un equipo de periodistas jóvenes de una nueva cadena nacional de televisión planificó una serie de programas sobre el paraíso fiscal de Gibraltar e incluso llegaron a contactar a Attac y grabar una entrevista con una compañera, experta en estas cuestiones; pero días más tarde le comunicaron por teléfono que el programa no se emitiría por ahora porque en la Roca no les habían autorizado a grabar y la Superioridad televisiva tampoco estaba muy interesada en tal proyecto informativo.-



Publicar un comentario