martes, 20 de septiembre de 2016

El gasto del lobby financiero británico en Bruselas


Por primera vez en la historia un ex Presidente de la Comisión europea, Jose Manuel Barroso, ha sido contratado este verano por el banco de negocios Goldman Sachs, un megabanco con gran peso en la tecnocracia europea. Porque, como escribió Matt Taibbi en la revista Rolling Stones, “lo primero que se necesita saber sobre Goldman Sachs es que está en todas partes. El más potente banco de inversiones del mundo es un gran calamar –vampiro (Vampire squid) que cubre la faz de la humanidad, atiborrando sus vasos sanguíneos con algo que huela a dinero”. En un momento clave de la política europea, el capitalismo financiero podrá diseñar la Unión Europea post Brexit; gracias a la puerta giratoria que es apoyo básico para la labor de los lobbies financieros.

Un estudio publicado recientemente por la Fundación holandesa Corporate Europe Observatory, titulado Lobbying for the City of London”,nos recuerda la influencia del lobby financiero británico sobre la Unión Europea. Según ese estudio el sector financiero del Reino Unido gasta por lo menos 34 millones de € al año en lobbies en Bruselas; y emplea a más de 140 grupos de presión para influir en la formulación de políticas de la UE. La potencia de fuego del sector financiero del Reino Unido en Bruselas muestra que los bancos británicos, los fondos de alto riesgo o hedge funds, las compañías de seguros y sus grupos de presión disponen de recursos masivos y disfrutan de fácil acceso a los procesos de toma de decisiones en las instituciones de la UE. Y colectivamente, la industria financiera ha salido victoriosa de muchas batallas de lobby en Bruselas, con victorias clave en la regulación bancaria, la regulación de los fondos de alto riesgo, y los productos financieros complejos como los derivados, a menudo a costa de la regulación en interés público.

Relevancia del lobby financiero británico

Desde diciembre 2014 hasta mayo 2016, los grupos de presión del sector financiero del Reino Unido tuvieron 228 encuentros como lobbies con funcionarios de élite de la Comisión Europea.  Además de esto, 71 representantes de “La City de Londres" disponían de pases de acceso al Parlamento Europeo, lo que les permite acumular cientos de reuniones de lobby con los eurodiputados para persuadirles de la bondad de los interese que defienden.

El activista Vicky Cann del Observatorio Europa Corporativa sostiene que:
"El lobby de servicios financieros del Reino Unido es muy activo en Bruselas. Dispone de los recursos, de las personas y del acceso para tener la seguridad de que su agenda se escucha fuerte y claro, y esto se traduce en una seria influencia política en la agenda de los procesos de decisiones de la UE. Los ciudadanos de la UE deben presionar a los políticos para desarmar y derrotar a la potencia de fuego del lobby del sector financiero".

¿Quién pertenece en el lobby financiero del Reino Unido?

Podría resultar sorprendente por qué los Bancos estadounidenses como Goldman Sachs y Morgan Stanley pueden aparecer como grupos del Reino Unido en las estadísticas. Pero eso tiene mucho sentido debido a la dinámica de los grupos de presión financiera. Los bancos del Reino Unido, como Barclays, Lloyds Banking Group y el Royal Bank of Escocia, comparten posiciones y coordinan esfuerzos en estrecha colaboración con otras grandes entidades financieras con fuerte presencia en las Islas británicas. Incluso la Asociación de Banqueros Británicos (British Bankers 'Association) incopora miembros no sólo del Reino Unido sino de España, EEUU, Alemania, Suiza y los Países Bajos inclusive. Y la AFME, the Association for Financial Markets para Europa, posible mayor grupo de presión financiera en Bruselas, comenzó en Londres, teniendo a bancos británicos y estadounidense como protagonistas. Por lo tanto, cuando los intereses de la City se presentan por el gobierno del Reino Unido como los intereses de la nación en su conjunto, de hecho  son únicamente los intereses de la mayoría de los grupos de poder en el sector financiero

La investigación de esta Fundación independiente muestra que el mayor gasto en lobby corresponde a la Asociación para los mercados financieros en Europa (AFME) y que se distribuye en más de 7 millones de € por año para hacer lobby en Bruselas. Mientras tanto, la City londinense gastó por lo menos  2 millones de €, justo por delante del banco HSBC. Otros grupos de presión importantes incluidos en el estudio incluyen nombres conocidos del mundo de las finanzas globales, tales como Barclays, Bank of America Merrill Lynch, Goldman Sachs, Morgan Stanley, y el Royal Bank of Scotland.

Esta investigación se basa en varias fuentes de datos sobre lobbies y en el análisis de 50 de los mayores actores de servicios financieros del Reino Unido. Es probable que el gasto real de estos grupos de presión sea muy superior al reseñado en este informe, porque – aclara el citado Observatorio-  al efectuar la declaración las diferentes organizaciones sobre gasto en lobby lo hacían dentro de un rango y los investigadores solían tomar la cifra más baja. Además, los jugadores clave que no están en el registro de lobbies de la EU, que sigue siendo voluntario, no pudieron ser incluidos ya que no hay datos disponibles sobre sus actividades como grupos de presión.

En definitiva, estos datos reafirman La lobicracia financiera de Bruselas, analizada en el capítulo III del libro Los lobbies financieros, tentáculos del poder”, que ayuda a entender lo que ocurre en la Unión Europea de hoy.-


Publicar un comentario