domingo, 20 de julio de 2014

La potencia de fuego del lobby financiero

 En los últimos tiempos, ha crecido la atención al peso de las finanzas sobre la Unión Europea que le venía prestando el Observatorio de las Corporaciones en Europa, Corporate Europe Observatory (CEO). Esta fundación sin ánimo de lucro, residente en Ámsterdam, constituye un grupo activista y de investigación que trabaja para exponer y denunciar la desmesurada influencia de que gozan los grandes grupos empresariales, incluidos los bancos y firmas financieras, en la elaboración de las políticas de la UE. Con noticias, campañas e informes este Observatorio denuncia lo que muchos venimos criticando desde hace más de una década, particularmente la captura de Bruselas por los grupos financieros que controlan los procesos de decisiones europeas. Un control que ha llegado al punto en que el Presidente del Banco Central Europeo, un hombre de Goldman Sachs, sea el gobernante europeo con mayor poder e influencia que ejerce, por ejemplo, sobre el nivel de la mal llamada prima de riesgo o nivel de rentabilidad (yield) exigida por los inversores a los bonos soberanos españoles en el mercado secundario; y cuya bajada se atribuye a si mismo el gobierno español actual.

Sobre la tremenda influencia de la banca sobre las instituciones europeas, hace unos meses este Observatorio ha publicado un informe con el título de The fire power of financial lobby,disponible en pdf, del que ofrecemos traducida la introducción:  

“La enorme influencia y el poder destructivo de los mercados financieros se hicieron evidentes con el colapso económico mundial de 2008 que alimentó una crisis financieras de la que Europa aún tiene que recuperarse. Estos hechos pusieron de manifiesto la extrema necesidad de normas más estrictas en los mercados financieros. Pero la reforma ha resultado difícil, particularmente debido al éxito de las campañas emprendidas por el lobby financiero en la Unión Europea, con su "potencia de fuego" para resistir las reformas que le desagradan, ha sido demasiado evidente en cuestiones como la regulación bancaria, los derivados, las agencias de calificación de crédito, las normas contables, y muchas más.

Los resultados son impresionantes. En total, el sector financiero gasta más de 120 millones de euros al año en cabildeos en Bruselas y emplea a más de 1.700 lobistas. El sector financiero presionó sobre la regulación post-crisis  de la UE a través de más de 700 organizaciones de lobby; superando en número a las organizaciones de la sociedad civil y a los sindicatos por un factor de más de siete, con un predominio aún más fuerte cuando se tienen en cuenta la cuantía de los gastos del lobismo y personal. En suma, el lobby financiero supera masivamente en gastos a otros intereses (públicos) en términos de grupos de presión de la UE, por un factor de más de 30.

En el curso de nuestra encuesta  siempre tomamos las cifras más conservadoras, con el fin de que resulte una estimación segura. Los números reales son probablemente mucho más altos. Esta subestimación se debe también a la falta de un registro obligatorio en el ámbito de la UE que proporcione información fiable para un seguimiento adecuado del lobismo del sector privado. Por último, una mirada a la presencia del lobby financiero en los grupos de asesores oficiales en la UE, que ayudan a conformar las políticas, revela su predominio masivo, en el que estaban dominados por el sector financiero 15 sobre 17 grupos de expertos que se incluyeron en la investigación. En suma, el lobby de la industria financiera dispone de enormes recursos y disfruta de acceso privilegiado a quienes toman las decisiones. Teniendo en cuenta el fracaso en abordar de raíz algunos de los problemas en el corazón de la crisis financiera, y el impacto negativo de la crisis sobre los ciudadanos europeos, esta situación representa un grave problema democrático que los políticos deben abordar con rapidez, especialmente para evitar la repetición.”

El referido informe  sobre los grupos de presión en la UE aporta detalles de interés  y abunda en el análisis que se ofrece el capítulo  sobre La lobicracia de Bruselas  en el libro Los lobbies financieros, tentáculos del poder.-

                                                                                  



Publicar un comentario