martes, 1 de julio de 2014

Europarlamentario español denuncia la oligarquía financiera y sus efectos perversos

(Párrafos del discurso del europarlamentario Pablo Iglesias ante el PE el 1/7/2014)


… El sueño de Europa ha sido sepultado muchas veces pero
siempre consiguió despertar de nuevo. Así sucedió hace casi 70
años: Europa volvió a despertar en la resistencia de sus
pueblos contra el fascismo, en los supervivientes de los campos
de exterminio, en quienes dieron su vida por la justicia y la
libertad.
(…).
Por eso hoy debo decirles que los pueblos a los que
debemos las libertades y los derechos sociales no lucharon por
una Europa en la que sus gentes vivan en el miedo a la
pobreza, a la exclusión, al desempleo o al desamparo frente a
la enfermedad. La expropiación de la soberanía y el
sometimiento al gobierno de las élites financieras, amenazan el
presente y el futuro de Europa, amenazan nuestra dignidad,
amenazan la igualdad, la libertad y la fraternidad, amenazan
nuestra vida en común.

La creación de nuevas instancias supranacionales no tiene
que pagarse al precio de incapacitar a la ciudadanía. Nuestros
pueblos no son menores de edad, ni colonias de ningún fondo
de inversiones, no conquistaron y defendieron su libertad para
entregársela a una oligarquía financiera. No son términos
abstractos, señorías, todos ustedes conocen bien el problema.

Es escandalosa la facilidad con que se mueven aquí los lobbies
al servicio de grandes corporaciones así como las puertas
giratorias que convierten a los representantes de la ciudadanía
en millonarios a sueldo de grandes empresas. Hay que decirlo
alto y claro: esta manera de funcionar hurta la soberanía de los
pueblos, atenta contra la democracia y convierte a los
representantes políticos en casta.
Señorías, la democracia en Europa ha sido víctima de una
deriva autoritaria. En la periferia europea la situación es
trágica: nuestros países se han convertido casi en
protectorados, en nuevas colonias, donde poderes que nadie ha
elegido están destruyendo los derechos sociales y amenazando
la cohesión social y política de nuestras sociedades.
 (…)
 Hay alternativa a las políticas de empobrecimiento y al secuestro de la soberanía. Este Parlamento, en esta hora crítica para Europa, debe estar a la
altura, debe demostrar sensibilidad y convertirse en el epicentro de una sacudida democrática en la Unión Europea, una sacudida que frene la deriva autoritaria de la Troika. Este Parlamento debe expresar la legitimidad democrática de origen que a todos nos reúne, la voz de los ciudadanos, y no los arreglos entre élites. Hay alternativa a las políticas de empobrecimiento y al secuestro de la soberanía. Este Parlamento, en esta hora crítica para Europa, debe estar a la altura, debe demostrar sensibilidad y convertirse en el
epicentro de una sacudida democrática en la Unión Europea, una sacudida que frene la deriva autoritaria de la Troika. Este Parlamento debe expresar la legitimidad democrática de origen que a todos nos reúne, la voz de los ciudadanos, y no los arreglos entre élites…



Publicar un comentario en la entrada