domingo, 26 de enero de 2014

Las sociedades instrumentales de las Islas Vírgenes Británicas


 Resulta que las caribeñas Islas Vírgenes Británicas son el segundo inversor directo en China. Y esto gracias a los nuevos ricos chinos también utilizan los paraísos fiscales como suelen hacerlo todos los grandes bancos o fondos de inversiones que operan en los mercados financieros globales; o los grandes grupos empresariales del IBEX 35 o los grandes delincuentes económicos y políticos españoles. 

Con los datos obtenidos el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), un periódico global en castellano, junto con otros medios internacionales, ha publicado hace días reportajes detallados sobre la corrupción de ciertos familiares de la cúpula gobernante en China, que muestran la utilización sistemática de los llamados paraísos fiscales o centros financieros offshore que ofrecen opacidad y privilegios fiscales para no residentes. 


Y su instrumento preferido son las sociedades registradas en las caribeñas Islas Vírgenes Británicas, donde están registradas unas 100,000 compañías mercantiles ficticias para operar en el extranjero. Porque este pequeño territorio europeo ligado al dólar, “vende” el registro de sociedades offshore, sin actividad económica local, como un servicio a los mercados financieros globales, según reconocía un informe del Fondo Monetario Internacional cuando “combatía” contra los centros offshore. Ese informe y otros documentan el apartado dedicado a las Islas Vírgenes Británicas en el libro La Europa opaca de las finanzas y sus paraísos fiscales offshore (Icaria editorial, pp.276-386; disponible gratis en pdf; columna lateral del blog), que aunque publicado en 2008 sigue siendo de actualidad:
.............................................................. 

LAS SOCIEDADES INSTRUMENTALES  DE LAS ISLAS VIRGENES BRITANICAS  

 “Mediados los años ochenta, el gobierno comenzó a ofrecer el registro offshore para las compañías que deseaban constituirse en las islas, generando sustanciales ingresos por las  tasas por registro. En torno a las 400,000 sociedades estaban en el registro de no residentes a finales de 2000. En los últimos meses de 1994 la adopción de una ley integral sobre seguros, que proporcionaba una capa de confidencialidad con portillos legales para la investigación de los delitos, hizo a las Islas Vírgenes Británicas más atractivas aún para los negocios internacionales”
                                                     
Es la presentación de estas Islas en la página de la CIA en 2007. Hace dos años, las Islas Vírgenes Británicas adjudicaron a la consultora  de comunicación corporativa Financial Dynamics con sede en Londres, la ejecución de un plan de marketing para el centro offshore, con una estrategia apropiada para posicionarse como una primera jurisdicción en materia de servicios  financieros, corporativos y fiduciarios que captara potenciales clientes de Europa, Latinoamérica y EEUU. [i] Es una muestra de la tensión competitiva en el mercado financiero offshore global donde concurren los llamados paraísos fiscales y que les lleva a políticas activas de imagen exterior vitales por su dependencia del negocio financiero con no residentes.  Porque los llamados servicios financieros representan aproximadamente entre el 40 y 45 % del PIB de estas Islas  aunque resulta difícil estimar unas cifras exactas”; pero dicen los expertos del FMI que probablemente la prosperidad futura del territorio dependa tanto del offshore como del turismo. 

La realidad es que sólo “exportan “ la domiciliación de sociedades instrumentales cuyas tasas cubren aproximadamente el 55 % del total de ingresos públicos. En Tórtola, la isla principal, aparecen domiciliadas sociedades filiales de muchas grandes corporaciones transnacionales, como las siete filiales del Grupo Telefónica que el Informe anual reseña con un mismo buzón postal como domicilio; la sociedad de cartera, DPI Terminals Dominicana Ltd de la constructora ACS; la sociedad de cartera Atlántico Holdings Financial, Ltd; y algunas más porque las Islas Vírgenes Británica aparecen, dentro del grupo de paraísos fiscales, como el tercer cliente según las estadísticas de la Secretaria de Turismo y Comercio española. Pero la economía de esta colonia británica  está muy ligada a los EEUU por sus lazos tradicionales con las Islas Vírgenes estadounidenses, siendo el dólar  la moneda común y ambas viven del turismo básicamente  norteamericano  y  del offshore. Superado el bache derivado del 11  de Septiembre de 2001, son una de las economías más estables y prosperas del Caribe por el flujo creciente del turismo que preocupa a las autoridades por su amenaza medioambiental. Como todos los territorios británicos de ultramar, estas Islas están asociadas a la UE pero no se integran en el territorio aduanero, disfrutando de un singular estatus que les permite beneficiarse de las ventajas comunitarias, como las ayudas económicas del Banco Europeo de Desarrollo, sin someterse a la  disciplina  comunitaria.
 

 
Una historia colonial inestable.
 
Este archipiélago caribeño al Este de Puerto Rico se compone de más de cuarenta islas e islotes, muchas volcánicas y montañosas, de las cuales solo unas veinte son habitables en sus 153 km2  de territorio donde habitan unas 23,500 personas, casi el ochenta por ciento negra y  unos dos tercios concentrada  en la isla  de Tórtola; y generan un PIB de 853,4 millones de dólares (CIA, est. 2004). Colonizadas por los holandeses en el siglo XVII y anexionadas más tarde a Inglaterra, the British Virgin Islands (BVI en siglas en inglés) tienen una economía  muy ligada a las Islas Vírgenes de los EEUU, compradas a Dinamarca el año 1917 y  más pobladas y extensas. Hace un siglo estaban pobladas por solo unos miles de personas, pero desde los años sesenta creció la población, rompiendo la homogeneidad étnica con la inmigración desde otras áreas del Caribe. Y un magnate estadounidense, Laurence Roosevelt, se interesó por estas islas y urbanizó un área en la isla Virgen Gorda, que incentivó el turismo de lujo estadounidense.
 
La trayectoria política de estas Islas ha sido inestable, careciendo de gobierno durante más de un siglo y no siempre tuvo gobernador real  hasta que en 1967 adoptó el modelo actual. Como territorio británico de ultramar, dispone de un amplio autogobierno y  un gobernador real nombrado por el Foreign and Commonwealth Office asume directamente la responsabilidad de los asuntos exteriores, las condiciones del servicio público, la administración de justicia, incluida la policía y los tribunales y también designa al fiscal general.
 
Las demás funciones ejecutivas son ejercidas por un consejo ejecutivo integrado por un primer ministro y cuatro ministros elegidos por la asamblea legislativa, cuyas sesiones  normalmente preside el Gobernador, integrada por 15 miembros de los cuales solo 9 son elegidos por cuatro años. Existe un tribunal superior insular; el tribunal de apelación y el alto tribunal están asociados con la Organización de los Estados Caribeños Orientales (OECS, en sigla en inglés) En general, todo indica que la población insular prefiere mantener el estatus colonial.

 UN  PARAÍSO FISCAL MUY ESPECIALIZADO

Aunque el FMI en su inventario de los centros offshore existentes ignoró a la Islas Vírgenes de EEUU, si incluyó a las Británicas en el grupo III por su descontrol y falta de cooperación;  pero tanto estas islas  británicas como las de EEUU fueron incluidas en la lista oficial de la OCDE de paraísos fiscales  habiéndose comprometido a suprimir las prácticas perjudiciales antes de terminar el año 2005,  sin que se disponga de informe oficial alguno que acredite esa eliminación. Pero estas Islas no son un paraíso fiscal para sus habitantes porque el coste  de la vida local es elevado y aunque en el territorio británico isleño virtualmente no hay desempleo, siguen existiendo bolsas de pobreza.  

Como regla general, no existen marcos legislativos diferenciados para la actividad económica interna y para el sector extraterritorial, si se exceptúa el registro de sociedades mercantiles, según el Informe del Fondo de Febrero de 2004. En comparación con otros paraísos fiscales más desarrollados, el sector bancario es casi insignificante con unas 11 entidades, pero las autoridades  consideran una prioridad política que se establezcan únicamente entidades con alta reputación y sometidas a una supervisión consolidada efectiva; el aseguramiento queda restringido a las compañías cautivas y sus gerentes; y el subsector  de los títulos de valores se reduce a los fondos de inversión y sus gestores. Sin embargo, existe un volumen de actividad financiera offshore relevante en comparación con las dimensiones humanas y económicas de este territorio; según  los datos de la Oficina estadounidense contra el Narcotráfico, en 2007  se disponía de 2023 fondos de inversiones; 312 aseguradoras cautivas y locales; unos 1000 buques registrados; y  de la Comisión de Servicios Financieros, como organismo regulador  que expide las licencias de los agentes gestores de servicios financieros para no residentes.   

En el Informe de 2004, los expertos del Fondo, en una labor de asistencia técnica más que de evaluación de riesgos del centro offshore, apuntan una serie de carencias que coartan el  desarrollo económico y turístico y el sector offshore insular (falta de oficinas y espacios hoteleros, falta de centros de segunda enseñanza, aeropuerto pequeño en el que no pueden aterrizar los grandes aviones, etc.) Afirman que es bastante bueno el sistema local de gobierno, valorando positivamente la existencia de un gobernador, que supervisa la administración pública y de justicia, con un funcionariado civil bien retribuido que gestiona varios departamentos gubernamentales al estilo británico, teniendo generalmente una buena reputación, aunque subrayan la necesidad adicional de personal; consideran positivo, además, que se disponga de organismos administrativos autónomos e independientes de los ministerios, como el Consejo del Turismo y la Financial Service Comisión (FSC), que contratan su propio personal laboral no-funcionario, bien retribuido y con buena reputación.  Para percatarnos del escaso rigor y seriedad de estas apreciaciones de los expertos del FMI que resumimos, hemos de tener presente que se refieren a la gestión pública de un microestado de facto poblado por solo unos miles de personas, por lo que resultan vacías de contenido las categorías aplicadas; pero, sobre todo, en el marco del programa del FMI iniciado en el 2000 para evaluar los centros offshore esas anotaciones ejemplifican la contribución de este programa global para dotar de respetabilidad a estos centros como refugios del capitalismo opaco, asegurando la información macro de su actividad financiera; pero favoreciendo su condición de refugio del dinero ilegal y del impago de impuestos en otros países. 

Oportunidades para la financiación del terrorismo y el dinero de negocios ilegales.

 Las Islas Vírgenes Británicas son “un punto de trasbordo del narcotráfico desde Sudamérica hacia los EEUU  y Europa, siendo vulnerables al blanqueo de capitales debido a la importancia de su sector de servicios financieros”, asegura la página de Internet de la CIA en 2007; y  el dato es ratificado por la Oficina estadounidense contra el narcotráfico, que considera que “siguen siendo vulnerables al lavado de dinero sucio debido principalmente a su industria de servicios financieros”; denunciando que “no han penalizado específicamente la financiación del terrorismo como delito” e insistiendo en que deberían tipificarlo como delito autónomo.

Esta colonia británica dispone de legislación que penalice el blanqueo de capitales y una serie de delitos generadores de beneficios ilícitos, de un código de prácticas de antiblanqueo así como de una unidad de inteligencia financiera, reorganizada con la denominación de Financial Investigation Agency para la recepción y el análisis de los  informes de operaciones sospechosas remitidos por las entidades financieras. Como territorio británico de ultramar, está obligado por el convenio sobre estupefacientes de Viena de 1988  y el Tratado de Naciones Unidas sobre la delincuencia organizada; pertenecen al grupo caribeño del GAFI y son miembros del grupo Egmont. Sin embargo, la citada Oficina del Departamento de Estado continúa recomendando que estas Islas refuercen su sistema de prevención del blanqueo, aplicando plenamente las recientes modificaciones legislativas; lo que revela que las modificaciones legislativas son lavados de fachada.
 
EL MONOCULTIVO DE LAS SOCIEDADES MERCANTILES 

La especialidad de las Islas Vírgenes Británicas se centra en la constitución y gestión de sociedades instrumentales de los grandes grupos empresariales, que facilitan la planificación fiscal para evadir el pago de impuestos en el país de la casa matriz y la complejidad interesada de los pagos internacionales. Los expertos del FMI sostienen que “con mucho, la mayor actividad financiera offshore es el registro de IBCs”, las sociedades mercantiles o corporaciones de negocios internacionales (International Business Companies), que es una expresión con la que el FMI y el Departamento de Estado de los EEUU designan aquellas sociedades comerciales destinadas a servir de instrumentos de operaciones internacionales; y que son registradas en países y territorios donde no realizan actividad económica local obteniendo a cambio facilidades para su constitución con exenciones fiscales que no obtendrían en los países donde residen sus propietarios.   

Hay quienes aseguran que, en virtud de una serie de tratados de doble imposición, las Islas Vírgenes Británicas  se convirtieron en centro financiero extraterritorial mucho antes de la promulgación de la International Business Companies Act de 1984; y que con sus modificaciones posteriores ha sido la pieza fundamental para su desarrollo como paraíso fiscal de éxito. La citada Ley estableció un régimen jurídico mercantil diferenciado para estas sociedades destinadas a la actividad comercial transnacional,  que tienen prohibido llevar a cabo negocios con los residentes en estas Islas o tener propiedades inmobiliarias en las mismas, aunque los isleños puedan ser propietarios de acciones u otros títulos de las sociedades offshore; como contrapartida, están exentas de ciertas obligaciones que recaen sobre las compañías domésticas incluyendo, entre otros, la celebración de reuniones anuales de accionistas, el mantenimiento público de ciertos archivos (incluido el registro de accionistas) y el pago de impuestos sobre los beneficios, del timbre u otros.  

...............................................................................................................................

La constitución de sociedades offshore en las Islas Vírgenes Británicas según información disponible en Internet [ii] 

Las International Business Companies (IBCs) están fiscalmente exentas al 100 %. 

Al amparo de la Ordenanza sobre IBCs se obtienen los siguientes beneficios y facilidades:

-          Las sociedades IBCs están exentas de todos los impuestos  en las Islas Vírgenes Británicas, excepto las tasas de registro y la licencia anual, aunque su administración se ejerza desde este territorio.

-          Se requiere solo un único accionista y un único director, que puede ser otra sociedad mercantil.

-          No se exigen requisitos en cuanto a nacionalidad.

-          No existen requisitos para la emisión de acciones del capital social.

-          Toda sociedad IBC tiene que disponer de un Agente Autorizado y de una Oficina de Registro en las Islas.

-          Pueden emitirse tanto acciones registradas como acciones al portador y la compañía puede adquirir y conservar sus propias acciones.

-          Las juntas de accionistas o de directores pueden celebrarse en cualquier lugar del mundo, por teléfono o mediante cualquier otro medio electrónico.

-          Las tasas anuales son inferiores a las de cualquier otra jurisdicción.

-          No se exige el registro público de la identidad de los accionistas ni de los directores.

-          La contabilidad y los archivos de la sociedad puede conservarse en cualquier parte del mundo.

-          No se requiere la presentación  de cuentas o informe anual a la Administración pública,  a excepción de la presentación del formulario de la tasa de la licencia anual que debe presentar el agente autorizado en las Islas Vírgenes. 

Nuestro servicio ordinario comprende la constitución, domiciliación anual (provisión de la oficina registrada, agente residente, borrador del Memorando estándar y artículos de la asociación, tasas , etc., y como opcional, presentación de director (testaferro o nominee). 

Aplicamos la siguiente escala de honorarios:  

-          Constitución más domiciliación anual............    1,350 $

-          Un director  nominee (testaferro)(opcional)...       350 $

-          Apoderamiento del abogado (opcional).........       250 $                                  

..........................................................................................................................................................................

Un producto de exportación muy aceptado
 

Para promocionar la utilización de las sociedades instrumentales como propietarias de activos financieros, el gobierno insular envió una delegación a Hong Kong en  1989, por entonces todavía colonia británica anticipándose a su devolución a la soberanía china que ocurrió en 1997.  Y esta visita, como relata el referido Informe del FMI, fue seguida por un incremento significativo en el registro de sociedades offshore propiedad de residentes en Hong Kong, que continuó una vez convertido este enclave en Región Administrativa Especial de China. En el registro offshore de las islas Vírgenes Británicas había más de 400,000 sociedades en el año 2000; y la adopción de una ley integral sobre seguros en 1994 proporcionaba una cobertura de confidencialidad con cortapisas normativas para la investigación de delitos, lo que las hace aún más atractivas para los negocios internacionales.


El organismo regulador local, la FSC, y el sector privado estimaban que había aproximadamente unas 350,000 sociedades offshore activas domiciliadas en las Islas Vírgenes Británicas, según el informe del FMI de Febrero de 2004, lo que suponía una cuota del “mercado” del 45 %, expresando de este modo y con esta valoración que para el Fondo esta actividad opaca  forma parte de los mercados financieros globales. El crecimiento significativo de este sector del registro de sociedades para no residentes se ha debido al bajo coste de las tasas de la licencia y del registro junto con un sistema de registro excepcionalmente eficiente”, añade el informe referido. Además, estas sociedades offshore se utilizan también como vehículos para compañías de seguros cautivas y para gestionar fondos de inversión; deduciendo, por tanto, estos expertos que tienen mucha importancia para la aplicación de políticas antiblanqueo y contra financiación del terrorismo, pero sin proferir ninguna condena de esas sociedades instrumentales. 

En los últimos años, ha comenzado a declinar el número de sociedades IBCs registradas, según apuntaban los expertos del Fondo, aumentando el número de cancelaciones registrales generalmente por impago de tasas o excepcionalmente por disolución, al parecer una tendencia  mundial debido en parte a las normas antiblanqueo y contra la financiación del terrorismo. Sin embargo, los datos disponibles hacen difícil conocer el número actual de sociedades instrumentales realmente registradas en estas Islas.  La citada Oficina estadounidense precisa en su informe para 2007 que le informaban de 61,000 IBCs, habiéndose producido una extraordinaria disminución desde las 483,000 IBCs que había registradas en 2004 según les informaron, sin que el dato esté probado aunque se reseñaba en la edición anterior de su informe anual.
 

Empresas dependientes de Telefónica, S.A. [iii]
 
Telefónica detalla sus empresas dependientes al 31 –12- 2004, entre las cuales desglosa los datos básicos de varias sociedades mercantiles en Panamá, las Caimán y de las SIETE sociedades holdings registradas en las Islas Vírgenes Británicas denominadas: 
-   BS Ecuador Holdings,Ltd.
-   Cellular Holdings (Central America), Inc.
-   TMG (BVI) Holdings,Ltd.
-   Centram communications, IP
-   TEM Guatemala Ltd.
-   Central America Services Holding, Ltd.
-   Kalamai Holdings, Ltd.
Estas siete sociedades, participadas al 100 % por Telefónica, aparecen domiciliadas todas en
                Palm Grove House.
                P.O. Box 438 – Tórtola. BVI.
 
  El informe de 2006 mantenía estas filiales con algún cambio de denominación.                                                           

 
Una base de ingresos locales privados y públicos.

Una serie de mecanismos legales propios de este centro offshore, reservan para una influyente minoría ilustrada local la parcela de la gestión de los servicios financieros que demandan los operadores  no residentes, atraídos por los privilegios fiscales y normas flexibles que amparan la opacidad para las transacciones financieras. Los fondos de  inversión colectiva cuentan con 448 gestores y administradores con licencia; y la constitución de una sociedad instrumental tiene que ser efectuada por uno de los 90 agentes autorizados que desde el momento de su intervención queda siempre adscrito a la misma; la oligarquía local se asegura así un medio de vida, como es la práctica ordinaria en todos estos microestados. Estos agentes registrados están sometidos a unos requisitos sobre licencias prudenciales y de supervisión y a los deberes de antiblanqueo y contra la financiación del terrorismo; aunque sus honorarios cubren prácticamente toda la gestión de la constitución de la sociedad, también prestan otros servicios como directores y accionistas, es decir, como testaferros; además, aquellos que tienen licencias generales pueden prestar servicios  como fideicomisarios y de gerencia de fideicomisos (trusts).

Como sucede en Andorra, Liechtenstein o las Caimán y en la mayoría de los paraísos fiscales, las diversas disposiciones legislativas sobre autorizaciones y licencias se orientan, pues, como fuentes de ingresos de la elite local beneficiaria directa de los negocios financieros para no residentes. Por eso, la tendencia decreciente del número de sociedades offshore registradas, ha creado preocupación en la comunidad de los agentes registrados que se encaminan ahora hacia “la prestación de servicios financieros más sofisticados y de mayor valor añadido”; aunque este esfuerzo se ve obstaculizado por la carencia de servicios bancarios sofisticados y de personal cualificado, opinan los técnicos del Fondo. Problemas que el gobierno local esta analizando para ver cómo modificar la situación sin sacrificar la calidad de la vida insular (sic); una de tantas demostraciones de la asistencia técnica del Fondo para la consolidación de la actividad financiera offshore que es el fundamento de los paraísos fiscales. 

Desde los años ochenta, el registro  extraterritorial de compañías ficticias generó unos ingresos sustanciosos hasta el punto que, entre sus consideraciones sobre los problemas presupuestarios insulares, el Fondo destacaba que “los ingresos del gobierno local dependen del sector offshore” y en particular de las tasas abonadas por la autorización, registro y domiciliación de estas sociedades que representaron más de la mitad del total de ingresos públicos; por lo que reinaba incertidumbre sobre la estabilidad futura de estos ingresos desde que la UE  identificó a la Islas Vírgenes Británicas como una jurisdicción no conforme con el mal llamado Código de Conducta sobre tributación empresarial, a causa del régimen jurídico de compartimento estanco (ring fencing) aplicado a las  sociedades offshore  aislado de la economía insular y diferenciado del régimen jurídico para las sociedades mercantiles locales; práctica contraria  las reglas europeas de la competencia. De ahí que el gobierno local intentara combinar  los dos regimenes mercantiles sobre sociedades en una única ley aplicando un tipo impositivo de porcentaje cero con el fin de lograr la UE continuará cooperando para mantener el negocio offshore de la oligarquía insular.-

 


[i] The Virgin Islands Daily News, 19/09/05
[ii] Agencia Carlton Press en Marzo 2006
[iii] Informe para 2004 del Grupo Telefónica
Publicar un comentario