lunes, 14 de septiembre de 2009

NO significa NO a la Comisión europea de Barroso



La campaña europea de Attac-Austria, con su eslogan “NO significa NO“, denuncia el carácter no-democrático del segundo referéndum irlandés que tendrá lugar el próximo 2 octubre. Con el único objetivo de convencer al electorado irlandés para que vote SI, el gobierno de Irlanda y el Consejo Europeo acordaron unos compromisos – no vinculantes legalmente – en relación a la neutralidad, su propio comisario europeo, la legislación fiscal y el aborto.

Y una vez más, a los ciudadanos de un Estado se les permite ejercer un derecho que se les ha negado a los de los otros 26 Estados; y volverán a votar por segunda vez el mismo texto del Tratado de Lisboa que ya rechazaron en el anterior referéndum.

Un texto que es una edición edulcorada del Tratado-Constitución rechazado en los anteriores plebiscitos francés y holandés, como reconocía descaradamente cierto eurodiputado español en El País y que denunciamos en este blog (“Europeístas pro mercado sin ciudadanía” , 14/6/2009). Entre las mínimas innovaciones institucionales importantes del Tratado de Lisboa destaca la introducción de un Presidente del Consejo europeo sin funciones claras; la unificación de los dos puestos actuales de Alto Representante del Consejo y de Comisario para Asuntos Exteriores en “un nuevo ministro de asuntos exteriores en todo menos en el nombre”. Pero se mantiene al Presidente de la Comisión europea con la incertidumbre de quien de los tres aparecerá visible como el primer mandatario de la UE, porque, entre otras cosas, la Comisión representa a los 27 Estados miembros en las negociaciones sobre comercio internacional.

Y desde luego es un Tratado que pretende refundar una nueva Unión, pero conservando la concepción neoliberal para materias de política coyuntural, inserta en las redacciones que se fueron colando en todos los tratados refundidos en este texto convencional. Ciertamente a partir de 2017 se tomarían decisiones por una mayoría de votos en el Consejo de Ministros sobre unas cincuenta materias que actualmente se deciden por unanimidad; pero se excluye la fiscalidad que seguirá siendo materia de la limitada soberanía nacional; y se mantiene la prohibición de que los países miembros puedan restringir los movimientos de capitales extracomunitarios, una norma que alimenta a Suiza y demás paraísos fiscales y financieros al mismo tiempo que somete las políticas de los gobiernos al capital financiero global, como se documenta en "La Europa opaca de las finanzas

Y para colmo, si la conciencia europea de algunos eurodiputados no lo remedia, el 16 septiembre 2009 José Manuel Duräo Barroso, el único superviviente político de la cumbre de las Azores y su anfitrión, será elegido de nuevo por mayoría simple Presidente de la nueva comisión, conforme al Tratado de Niza, mientras los nuevos comisarios – de ratificarse el Tratado por los 27 miembros - serían elegidos por mayoría absoluta.

¿No es hora de un nuevo comienzo para una auténtica Unión política de aquellos países europeos que realmente quieran unirse en un marco federal?

Ese es el verdadero referéndum democrático que ansiamos muchísimos ciudadanos europeos. Porque la creciente desafección actual hacia el proyecto europeo, solo podrá superarse diciendo SI a un nuevo comienzo democrático y dando un portazo al Tratado de Lisboa, como sugiere la metáfora de este imaginativo video.-

Publicar un comentario