miércoles, 24 de diciembre de 2008

Los paraísos fiscales, fuentes de inestabilidad financiera según el ECOFIN



El pasado 16 de diciembre, Nicolás Sarkozy clausuraba su mandato semestral como Presidente de turno del Consejo ante el Parlamento Europeo, con un discurso desenfadado subrayando con su retórica que la Unión debe afrontar proyectos "muy ambiciosos" para superar los "egoísmos nacionales".

Señalaba que uno de los retos que ha tenido que superar la Unión Europea ha sido la crisis financiera, que el Presidente francés piensa que se hizo "única y desconocida" con la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers y que ya se ha trasladado a la economía real. Pero que la UE afrontó esta situación "unida" con un plan de recuperación del sector bancario que luego fue copiado por Estados Unidos con el 'Tercer Plan Paulson', aunque – dijo - no se ha podido impedir que la crisis haya llevado a algunos Estados miembros a lanzar medidas de manera unilateral.

El debate europeo "no ha sido sencillo", principalmente porque la situación económica no ha sido la misma en los 27 Estados miembros. "Ha habido dudas, titubeos y malentendidos porque no es fácil ofrecer la misma política en el mismo momento, más aún cuando algunos países están a punto de tener elecciones, lo que puede dificultar el acuerdo".

Sin embargo, ni Sarkozy lo recordó en su discurso europeo ni nadie le interpeló sobre el grado de ejecución alcanzado por el programa presentado por la presidencia gala en Julio pasado, que pretendía lograr una regulación y supervisión europeas de los mercados financieros. El asunto de la regulación y supervisión financieras al nivel europeo no mereció siquiera un debate político en un Parlamento europeo dominado por neoliberales.

Y dos días mas tarde, la Presidencia francesa convocaba una reunión del ECOFIN en Paris el 18 de diciembre, en la que los ministros de Finanzas de la Unión Europea, la Comisión Europea y el BCE examinaban los trabajos para llevar a la práctica las orientaciones adoptadas durante la última cumbre del G20 plus y los preparativos para la próxima cumbre de Abril 2009.

Incluso la Presidencia francesa invitaba a esa reunión a Dominique Strauss-Kahn, director general del FMI y a Mario Draghi, presidente del Foro de Estabilidad Financiera (FSF), a fin de entablar una reflexión sobre tres temas clave:
- las jurisdicciones no cooperativas;
- los recursos del FMI;
- y la creación de un mecanismo de detección precoz de riesgos financieros a nivel internacional.

En tal reunión del ECOFIN, la Unión expresaba su propósito de proseguir las medidas para la superación de los problemas del sistema financiero desde una perspectiva global, asumiendo la iniciativa de Sarkozy que condujo a la cumbre en Washington, dejando a un lado su programa de Julio para la UE, como ya comentamos en este blog.

Ante los problemas ocasionados por la desregulación de las finanzas, según la reseña oficial, los ministros han decidido tomar nuevas medidas destinadas a poner freno a las actuaciones perjudiciales de las jurisdicciones no cooperativas, que son consideradas fuentes de inestabilidad en el seno del sistema financiero. Una vez más con el término jurisdicciones se alude a los paraísos fiscales (tax havens), porque – añadimos - nadie osa dejar escrito en los documentos tal calificativo, últimamente.

Los ministros han solicitado del FSF que examine “los casos de comportamientos no cooperativos dentro del ámbito financiero”; es decir, los problemas financieros generados por los centros offshore. Y consideran que este análisis debería llevar a la elaboración de propuestas de acción concretas destinadas a poner remedio a tales prácticas. Según dicha información, paralelamente, la Comisión Europea habrá de presentar a primeros de 2009 un plan de acción al respeto.

Por el momento parece que la UE sigue optando por abordar la regulación y supervisión financieras desde una perspectiva global, léase estadounidense, muy alejada del reiterado propósito de fortalecer Europa. La realidad muestra que se rehuye un planteamiento intraeuropeo para la solución de los problemas de desregulación y los muchos riesgos que genera para los Estados miembros “el espacio financiero europeo” sin fronteras para el capital, como ha puesto de manifiesto la crisis financiera y los millonarios rescates y avales para la banca europea con el dinero de los contribuyentes.-
Publicar un comentario en la entrada