sábado, 27 de diciembre de 2008

Comentario al libro "La Europa opaca de las finanzas"


Publicado en la revista Temas para el debate nº 169- diciembre 2008
Comentario por Juan Torres. Catedrático de Economía Aplicada. Universidad de Sevilla.
........................................................

Juan Hdez. Vigueras
La Europa opaca de las finanzas y sus paraísos fiscales offshore
Icaria. Barcelona 2008

Todo el mundo se pregunta hoy día si los acuerdos recientes de los dirigentes de los países más ricos del mundo para hacer frente a la crisis serán efectivos, si responden a un análisis certero de sus causas y si responden a una voluntad real de cambio. Para tener fundamentos con los que contestar a esas preguntas nada mejor que leer este segundo libro de Juan Hdez. Vigueras sobre el funcionamiento de las finanzas offshore en la Unión Europea.

Es así, porque las finanzas opacas en Europa, su alcance y sus efectos, son una expresión paradigmática de lo que viene ocurriendo con las finanzas en el mundo y de las consecuencias que el actual orden financiero tiene sobre la estabilidad de la economía mundial.

En el libro se analiza con todo lujo de detalles cómo funciona y se organizan las redes que permiten dar opacidad a los negocios, evadir los capitales del fisco y hacer que las relaciones financieras se desenvuelvan ajenas a controles y gobiernos.
Se describe con gran rigor la naturaleza de las relaciones que mantiene la Unión Europea con los paraísos fiscales con los cuales mantiene relaciones de asociación y se da respuesta a preguntas fundamentales que, sin embargo, muy pocas veces forman parte de las agendas políticas: "qué sentido tiene la asociación comercial con microestados y entidades políticas independientes que perjudican a los propios estados de la Unión?, ¿por qué la Comisión nunca ha planteado una política combativa frente a los paraísos fiscales europeos?, ¿por qué ciertos estados miembros protegen estos centros offshore como países vecinos o como territorios dependientes".
Igualmente, se describe cómo se han ido creando y cómo funcionan de las finanzas asociadas a los paraísos fiscales que existen dentro de la propia Europa. Es decir, las finanzas opacas de Luxemburgo, Chile y Malta, o de la "república de los banqueros" suiza, el papel de Liechtenstein, "un país atractivo para los blanqueadores", el de Andorra como destino del dinero sucio, el de San Marino o incluso el del Vaticano, del que se habla mucho menos y en donde puede estar dándose la singularidad de que el blanqueo de dinero no se lleve a cabo a través de bancos privados sino a través del propio banco central que es el IOR (Instituto para las Obras de Religión).

Otro análisis fundamental y especialmente importante es el que se realiza de la City londinense como "paraíso fiscal selectivo no identificado". Allí existe un mercado de eurobonos de tres billones de dólares completamente libres de impuestos, un dato que por sí solo da idea de la opacidad dominante y de la naturaleza real de las finanzas de nuestra época. Finalmente el libro termina describiendo también la función de los territorios vinculados al Reino Unido y que refuerzan las relaciones offshore, así como el papel de Holanda y de sus territorios de ultramar como vínculos con las finanzas estadounidenses.

Pero si este libro es un magnífico y esencial instrumento para saber cómo funcionan realmente las finanzas de nuestro tiempo, y por tanto para conocer de primera mano qué debería arreglarse si de verdad se quiere hacer frente a la crisis que provocan, quizá las reflexiones más importantes sean las que tienen que ver con el papel político de Europa y con el daño que produce esta opacidad financiera para su economía en conjunto y para la de todos sus países miembros.
En opinión acertada de Vigueras, el problema fundamental es que Europa ha consentido la generación de un volumen financiero en manos de los centros offshore que es desproporcionado a la actividad financiera y que ha renunciado a su control, regulación y supervisión, lo cual no constituye solo un problema financiero o legal sino. Sobre todo hace vulnerable a Europa porque impide que puedan llevarse a cabo las políticas que serían necesarias para avanzar en el bienestar y en la creación de riqueza productiva.

Juan Torres.
Publicar un comentario