sábado, 22 de noviembre de 2008

¿QUE HACE LA IZQUIERDA EUROPEA FRENTE A LA CRISIS?


Resulta intolerable que ciertos gestores de fondos puedan evitar el pago de impuestos registrándose ellos mismos en centros offshore, mientras los contribuyentes están financiando el rescate de sus negocios. Lo mínimo que merecen los contribuyentes que pagan el rescate de los mercados financieros, es que todos los operadores paguen impuestos como todo el mundo. Se ha calculado que los ingresos perdidos por la domiciliación en centros offshore podrían financiar el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Por el contrario se está permitiendo a unos gestores de fondos que se hagan extremadamente ricos. La justicia fiscal exige que se acabe con la evasión fiscal vía paraísos fiscales

Lo decía en el Parlamento europeo el 23 de Septiembre de 2008, Poul Nyrup Rasmussen, ex primer ministro danés y presidente del Partido de los Socialistas Europeos (PSE), reclamando que la Unión Europea lidere la eliminación de la evasión fiscal offshore. Y en esa misma sesión, se aprobaba el informe Rasmussen para una mayor regulación de los mercados financieros, que pide a la Comisión europea que presente propuestas legislativas con ese objetivo regulador para finales de año incluyendo a los fondos especulativos de alto riesgo o hedge funds y a las firmas de capital riesgo.

¿Está girando a la izquierda el socialismo europeo?

Muy pocos indicios. Rasmussen pertenece al reducido grupo del PSE que ha planteado en serio el enfrentamiento con el dominio de las finanzas sin muchos seguidores entre los partidos federados y sin encabezar ninguna renovación. La prueba la tenemos en cómo se ha silenciado la carta de Jacques Delors, Helmut Smith y otros socialistas europeos históricos al Presidente de la Comisión europea denunciando que “Los mercados financieros no nos pueden gobernar” (véase en este blog 11 Septiembre 2008), un documento que apenas ha tenido eco entre los socialistas europeos y ha sido ignorado en las filas del PSOE.

Y el caso es que aunque los rescates bancarios de este largo año de crisis hayan derrotado intelectualmente la doctrina del fundamentalismo del mercado (Samuelson, Stiglitz o Martin Wolf dixit) la izquierda europea institucional sigue encadenada al paradigma neoliberal, a esa nebulosa de principios, creencias y orientaciones que pone al mercado por encima del Estado. Y el socio liberalismo mantiene su predominio en partidos de izquierda más polarizados en alcanzar y/o mantener el poder que en que atender las necesidades sociales de los sectores sociales que les votan. Y así le va a esta llamada “clase media” que busca el centro.

La desorientación de los partidos de izquierda

Un editor alemán ha sacado una nueva edición de El Capital de Carlos Marx con dos millones de ejemplares. Y tenga o no esto que ver con la crisis, son muchos los indicios que apuntan un giro en el clima intelectual europeo a favor de la intervención del Estado en la economía y contra el neoliberalismo, un terreno todavía abonado en Francia, Alemania, España o Polonia.

Pero si esos indicios son ciertos, estando inmersos en la peor crisis desde principios de los años 30, ¿por qué entonces los partidos políticos de izquierdas están en tan lamentable situación en la mayor parte de Europa? ¿Dónde esta la izquierda europea?

El reciente Congreso de Reims y la elección del primer ejecutivo del partido socialista francés ha mostrado la lucha feroz por el poder detrás de un personalismo sin ideas ni propuestas frente a la crisis. Y el socialismo español, asimismo pobre de ideas frente a la crisis, sestea al amparo del gobierno disfrutando de las instituciones y medroso frente a propuestas que puedan irritar a la banca globalizada.

Entretanto, los socialdemócratas alemanes intentan emerger de la situación crítica en que les ha dejado el liderazgo anterior de Kurt Beck compitiendo con un nuevo partido de izquierda en alza. Y el centro izquierda de Walter Veltroni en la oposición casi desaparece del escenario público en Italia, después de perder las elecciones generales frente a Silvio Berlusconi, al que auparon al poder por tercera vez con sus querellas internas y la pobreza de sus ideas reformistas.

Aunque no les asegura su continuidad futura en el gobierno, el laborismo británico de Gordon Brown intenta asociarse a la imagen de Obama y al poder estadounidense, La genialidad “izquierdista” de Gordon Brown, que le ha permitido recuperarse en las encuestas frente a los conservadores, ha consistido en invertir el dinero público en la recapitalización de los bancos en apuros; pero sin que la participación del Estado interfiera en la gestión y manteniendo sus redes de filiales offshore para que sigan defraudando el fisco que les subvenciona. Una política de escándalo imitada por todos sus colegas en la UE como prueban los relatos recogidos en este blog bajo la etiqueta crisis financiera y paraísos fiscales.

En resumidas cuentas, confiemos en que el prolongado desarrollo de la crisis inspire a la izquierda europea las ideas que le faltan para ofrecer las respuestas que demandan sus votantes y oriente sus propuestas políticas hacia un nuevo paradigma que reemplace el hasta ahora vigente.-
Publicar un comentario en la entrada