domingo, 9 de noviembre de 2008

Europa no puede ser un apéndice de EEUU


Merece una reflexión, como mínimo, la naturalidad con que los líderes políticos, sindicales y sociales europeos recibieron la decisión de Nicolás Sarkozy de desplazarse en nombre de la UE con el Presidente de la Comisión europea a Washington para solicitar a Bush una reunión en la cumbre que abordara la pretendida “refundación del capitalismo” según su mediática frase tan vacía.

¿Por qué como presidente semestral de la UE, Sarkozy no planteó en primer lugar un plan de reformas comunitarias que resolviera las deficiencias institucionales que han permitido que la crisis de las hipotecas subprimes en los EEUU provocaran una grave crisis bancaria en Europa y la consiguiente recesión económica?

Por un lado, esa petición se dirigía a un Presidente con los días contados, “un pato cojo” en terminología política estadounidense, que tras vacilaciones hacía pública su decisión de convocar una reunión del G-20, ampliada luego España tras duras negociaciones entre bambalinas.

Quedaba así corroborada una vez más la tesis de un joven profesor australiano, Leonard Seabrooke, que ha analizado cómo los EEUU, el Estado más fuerte en las finanzas con mucho, han sido capaces de modelar el sistema financiero internacional para su propia ventaja, construyendo un poder que define como “poder estructural” puesto que es “el poder para decidir cómo han de hacerse las cosas, el poder para modelar los marcos dentro de los cuales los Estados se relacionan entre sí, se relacionan con la gente o con las empresasEn otro lugar hemos esbozado esta sugerente explicación para entender los rescates de los bancos en la crisis financiera.

Por otro lado, nos aporta algunas claves para entender lo que ocurre y va a suceder, la lectura altamente recomendable de un reciente libro de Vicenç Navarro titulado “Entrevista a Noam Chomsky. La situación política en los Estados Unidos” (Anagrama, 2008; 10 €), del que reproducimos solo un par de párrafos de páginas 48 y 60:

Tras otras preguntas y un largo preámbulo, pregunta Vicenç Navarro a Chomsky:

“¿Cómo explicarías, pues, que en un momento en el que la influencia de Estados Unidos se está reduciendo, los valores políticos y culturales del establishment de Estados Unidos sean cada vez más dominantes en Europa?

Y he aquí unos párrafos de su respuesta:

...”En realidad, los europeos viven mejor que los estadounidenses en muchos aspectos: están más sanos, son más altos, tienen más tiempo de ocio. Estados Unidos, en especial a partir de la década de los setenta, tiene aproximadamente el número más alto de horas de trabajo de todo el mundo industrial, los sueldos más bajos, las peores ayudas sociales y la peor atención sanitaria de las personas: cuando un americano viaja a Europa, la primera cosa que le sorprende es lo alto que es todo el mundo, y esto es literalmente verdad.

Por lo tanto, Europa ha obtenido muchas ganancias de su posición subordinada – dejemos que Estados Unidos vaya al frente en la carrera de la destrucción, de la masacre, etc. - y esto ha hecho que se instale cierta complacencia. Podríamos decir que los europeos casi respiran aliviados: tras siglos de salvajismo y barbarie (alusión a la historia europea), nos relajaremos e iremos detrás del otro, dejaremos que otro lo haga por nosotros y nos dedicaremos simplemente a disfrutar de los beneficios.

Las clases políticas, las clases empresariales, etc., no ponen ninguna objeción a esta actitud. Eso que tu (V. Navarro) denominas ´americanización´ es realmente la extensión del control de las clases empresariales europeas. Las clases empresariales europeas están muy satisfechas. Están estrechamente integradas. Quizás existe algún conflicto, pero están realmente integradas de manera bien estrecha con Estados Unidos

Y Vicenç Navarro subraya que Chomsky cuenta con toda claridad lo que está pasando en los Estados Unidos de Barack Obama y “también habla de Europa, de que Europa no puede ser un apéndice de Estados Unidos. La función del gobierno federal de Estados Unidos ha sido debilitar a la izquierda. Habla del caso de Italia, podría hablar del caso de España. Europa, sobre todo lo Europa de la izquierda, se debe distanciar, independizar de esa tutela del establishment de Estados Unidos y su gobierno federal”. -
Publicar un comentario en la entrada