viernes, 31 de octubre de 2008

El caso del RBS: "pagamos a los bancos para que dejen de pagar impuestos en el Reino Unido"


El caso del Royal Bank of Scotland parcialmente nacionalizado por el gobierno de Gordon Brown, que asimismo ha inspirado el plan de rescate de la banca europea acordado para la UE, suscita un interrogante: ¿Incluye el acuerdo europeo no escrito que los planes nacionales de rescate bancario mantengan intactas sus estructuras en centros offshore?


Del Royal Bank of Scotland se habló mucho en la prensa española por su vinculación con el Banco Santander, con el que mantuvo un intercambio de acciones hasta que este adquirió el Abbey National Bank; y durante la larga negociación de la adquisición del banco holandés ABN Amro por el consorcio del Grupo Santander, el Fortis y el RBS concluida en Octubre de 2007.


Luego ha resultado que el RBS estaba entre las manzanas podridas de la otrora prestigiosa banca británica, tocada seriamente ahora por la crisis derivada de las hipotecas subprimes. Por eso, el pasado 13 de Octubre el RBS fue incluido en la operación de rescate de la City por el gobierno laborista de Gordon Brown, que asumió parte de su recapitalización en forma de acciones preferentes (sin derecho a voto) y garantizando su ampliación de capital.


El presidente y el consejero delegado anunciaron su dimisión pero, como denunciaba el periódico escocés Sunday Herald, la nacionalización sui géneris del Banco Real de Escocia mantiene intactas sus estructuras offshore con las que eludía la regulación y la supervisión bancaria del Reino Unido además de evadir su cuota de los impuestos que le han sacado de apuros.


Y el RBS no es un banco europeo cualquiera. Emite billetes en Escocia y en Irlanda del Norte y es el único banco de UK autorizado a imprimir billetes de una libra. En 2005, el edificio de su sede en Edimburgo fue inaugurado por la Reina Isabel II. A través de sus filiales en Europa, Norteamérica y Asia, el Grupo bancario del RBS opera como banca comercial y private banking o banca para grandes fortunas, con negocios de seguros y con finanzas corporativas. Y es el segundo mayor accionista del Banco de China que pasa por ser el quinto banco mayor del mundo por capitalización.


Precisamente esa relevancia institucional ha llevado al citado periódico escocés ha realizar una investigación que resume en dos excelentes reportajes. En el primero demuestra que el banco RBS se ha convertido en propiedad del Estado británico sin que hayan dejado de funcionar sus mecanismos offshore destinados a privar de ingresos al Tesoro británico, como había denunciado Tax Justice Network-UK, la Red por la Justicia Fiscal en el Reino Unido. Un párrafo que traducimos resume su estructura bancaria extraterritorial:


"El Royal Bank of Scotland Group, una de las llamadas `joyas` de la economía de Escocia, tiene sociedades de cartera beneficiarias con al menos 128 sociedades registradas en paraísos fiscales, según su informe anual; incluidas en esos holdings están 62 sociedades de las isla Caimán, 29 en Jersey, 11 en Guernesey, 7 en las islas Vírgenes Británicas y 4 en las Bahamas"


El segundo reportaje del Sunday Herald da en el clavo al subrayar la vinculación de la crisis financiera con los paraísos fiscales en dos párrafos que merecen su traducción:


"Incluso aunque ha tomado una cuota accionarial importante en los principales bancos, el Reino Unido no ha cuestionado la utilización de los paraísos fiscales offshore que han jugado un papel tan importante en la turbo-alimentación de la burbuja crediticia. Como revelamos hoy – dice - la red de operaciones bancarias offshore que han hecho perder millones de contribuyentes, si nó miles de millones de ingresos tremendamente necesarios, está aún en activo, ahora financiada por el contribuyente británico. Sí; estamos pagando a los bancos para que dejen de pagar impuestos en el Reino Unido"


"Como el gobierno ha hecho la vista gorda ante estas estafas vía offshore se han convertido en tonterías los intentos de regulación de bancos y de controlar los préstamos irresponsables. El único político que parece comprender lo que está sucediendo en el portavoz del partido liberal demócrata para cuestiones financieras, Vince Cable, pero ha sido una voz solitaria clamando por el final del estatus de los paraísos fiscales"


Y desde el continente, como nos han contado los medios que Gordon Brown inspiró a Sarkozy el plan de rescate de la banca europea a costa de los contribuyentes, acordado en el Eurogrupo primero y luego en el Consejo europeo para los 27 miembros, nos preguntamos inquietos:


¿Incluye el acuerdo europeo no escrito que los planes nacionales de rescate bancario mantengan intactas sus estructuras en centros offshore?


Porque el caso es que en España los decretos y reglamentos que regulan el nuevo fondo de apoyo a los bancos no incluyen ninguna disposición que exija a quienes se beneficien de esa financiación pública extraordinaria que supriman sus filiales en centros offshore, donde contabilizan con gran libertad y menos costes fiscales las operaciones realizadas en otros países. Y asimismo tampoco se requiere que se haga publico qué bancos han vendido activos al Tesoro con cargo a ese fondo de hasta un máximo de 50.000 millones que pretende aumentar el crédito a las empresas productivas y a los consumidores.


¿Son estos ejemplos de la transparencia que nuestros gobernantes dicen que se va a exigir a los bancos y a los mercados financieros?.- 31/10/2008
Publicar un comentario