domingo, 25 de mayo de 2008

SEA USTED UN LOBISTA PROFESIONAL EN COMITOLOGÍA EUROPEA

¿Que no sabe usted qué es la comitología en la UE? No se preocupe; porque tampoco lo saben muchos parlamentarios que han votado o votaran el Tratado de Lisboa. Pero si usted tiene intereses o negocios propios que defender o le afectan a su empresa las normas que se aprueban en Bruselas, apúntese a un curso para expertos en el tema.
"There is no room for amateurism... Boost your EU Skills!"
No hay sitio para aficionados. Potencie sus habilidades sobre la UE
El martes 27 de Mayo de 2008 tendrá lugar un taller (workshop) sobre la reforma de la comitología organizado por el European Training Institute, una respetable entidad de Bruselas que se proclama “el principal centro de formación en lobbying y asuntos públicos de la UE”. Porque la comitología es un elemento indispensable de la profesión de lobista o conseguidor. “Para un profesional lobista es inconcebible ignorar la comitología”.

¿Qué aún no se ha enterado de qué va eso?

Pues se trata de los miles – sí, miles - de comités y grupos expertos que apoyan a la Comisión europea elaborando los informes, proyectos y borradores que luego se aprueban como normas europeas y que, cuando procede, nuestro Parlamento convierte en legislación. El secretismo en que se escudan esos organismos informales, es tan riguroso que a los profesionales que llevan el seguimiento de las decisiones europeas les resulta difícil conocer lo que pasa y lo que está en juego en cada momento.

En estos momentos, según ha averiguado Tax Justice Network, se están moviendo los trabajos sobre mal llamado Código de conducta empresarial en materia tributaria, que – como analiza el libro La Europa opaca de las finanzas - desde 1999 pretende limitar la utilización por las empresas de los paraísos fiscales. Pero no se sabe si para dar por finalizado el programa o para seguir “mareando la perdiz”.

Descifrar el laberinto de comités y grupos de trabajo de Bruselas ofrece oportunidades para hacer dinero con seminarios que instruyen a los aspirantes a conseguidores o lobistas corporativos en cómo sacar partido de ese modo de funcionar. Por tanto, si usted no puede acudir a la referida sesión del 27, tiene otra sesión el día 29 con una conferencia bajo el título “grupos de expertos y comités en la fase de borradores: encuentre su camino”.

Si cuando usted lea esto han pasado esas fechas, no se preocupe porque dispone de un amplio programa de seminarios durante 2008 para una buena comprensión de las interioridades de la burocracia europea, incluso con cursos a medida ofertados por el citado Instituto en Bruselas, en los que se estudia la gestión pública y los mecanismos internos de las instituciones europeas así como “los mejores modos de influir en sus políticas

Y es que, aunque la mayoría de los ciudadanos europeos lo desconoce, son miles los grupos de expertos, comités asesores y grupos de trabajo quienes elaboran gran parte de la legislación europea mediante borradores que se corrigen y perfilan de modo opaco y sin rendición pública de cuentas. La fundación Corporate Europe Observatory de Amsterdam asegura que desde el año 2000 el número de grupos de expertos europeos ha aumentado en un 40 %, porque la Comisión ha intensificado este procedimiento para la toma de decisiones; pero sigue siendo confidencial la identidad de los miembros de estos grupos de trabajo. Aunque en el dibujo de arriba aparece el Parlamento encamado con el lobista corporativo, realmente es en la Comisión donde se deja sentir la presión de las grandes corporaciones, gracias al invento de la comitología. Y precisamente la presión del Parlamento europeo ha obligado a la Comisión al anuncio reciente que va a mejorar la transparencia de sus procedimientos.

Sin embargo, como el llamado ejecutivo europeo no es un gobierno ni la Unión Europea es un Estado, no se le incluye en el informe de corrupción del Global Integrity Report de 2007 que acaba de descubrir que la corrupción no es privativa de los países en vías de desarrollo sino que también disfrutan de ella Canadá, EEUU, Francia, Italia y España, donde se destaca su carencia de mecanismos (dirección email, oficina ad hoc, línea telefónica directa, etc.) que permitan la colaboración protegida de denunciantes de la corrupción de las Administraciones públicas.-
Publicar un comentario