jueves, 11 de septiembre de 2008

LOS MERCADOS FINANCIEROS NO NOS PUEDEN GOBERNAR




“¡Los mercados financieros no nos pueden gobernar!”

Así comienza la CARTA que el 19 de Mayo de 2008 dirigían al Presidente de la COMISION EUROPEA los ex Presidentes de ese órgano ejecutivo de la UE, Jacques Delors y Jacques Santer, y hasta doce conocidos líderes de la socialdemocracia europea, como Helmut Schmidt - Lionel Jospin - Michel Rocard - Göran Persson - Massimo D´Alema - Poul Nyrup Rasmussen - Paavo Lipponen - Otto Graft Lambsdorf - Pär Nuder - Hans Eichel - Daniel Daianu - Ruairi Quinn.

El resto del texto de la Carta no tiene desperdicio y la traducción al castellano ha sido difundida por la Red por la Justicia Fiscal. Pero hay párrafos muy significativos que merecen ser reproducidos en este blog, por la autoridad que les da quienes los han suscrito, todos ellos ex jefes de gobierno o ministros de Hacienda en sus respectivos países, coresponsables en momentos históricamente recientes de la liberalización y desregulación de los mercados financieros en la Unión Europea.

Rectificar es de sabios, dice el refrán castellano.

La actual crisis financiera no es un accidente. No era imposible de predecir, como ahora claman algunos altos dirigentes de las finanzas y la política. Para las personas lúcidas la alarma sonó hace tiempo. Esta crisis es un fracaso de los mercados sin regulación o deficientemente regulados; y nos demuestra, una vez más, que el mercado financiero no es capaz de autorregularse.”

“Los mercados financieros se han ido haciendo cada vez más opacos y frecuentemente es una tarea más que formidable la identificación de quienes soportan y evalúan el riesgo.”

“Los dudosos créditos hipotecarios, basados erróneamente en la idea de que los interminables incrementos de precios pagarían los reembolsos de la deuda, son solamente el síntoma de una crisis más amplia de las prácticas comerciales y de la gobernanza financiera. Las tres principales agencias globales de calificación de riesgos solían calificar como relativamente exentos de riesgo a unos extraños valores.”

“El problema es un modelo de gobernanza económica y comercial basado en la infraregulación, la supervisión inadecuada y el infrasuministro de bienes públicos”.

“Sobre las consecuencias de toda esta crisis en la economía real, ¡parece que se muestran tímidos los expertos económicos del mundo! Prácticamente todas las instituciones dedicadas a la predicción económica están disminuyendo sus evaluaciones de crecimiento en los países desarrollados para 2008 y para 2009. Pero nadie dice claramente si estamos bajo la amenaza de una recesión económica en Europa. En este sentido se perciben, sin embargo, algunos síntomas. En el caso de la Unión Europea, la aparición de una recesión este año o el próximo seria ¡dramática!

“El aumento de la desigualdad económica ha ido parejo con un continuo crecimiento del sector financiero. Es cierto que el progreso tecnológico ha contribuido significativamente al aumento de las diferencias de rentas al favorecer el trabajo altamente cualificado. Sin embargo, en ese sentido el principal factor han sido unas políticas equivocadas. Actualmente, los activos financieros representan 15 veces el total del Producto Interior Bruto (PIB) de todos los países”

“ El mundo financiero ha acumulado una cantidad masiva de capital ficticio, con muy pocos beneficios para la humanidad y para el medioambiente. Esta crisis financiera ha arrojado alguna luz sobre las alarmantes diferencias de rentas que se han incrementado en las décadas recientes. Irónicamente, los bonus y los sueldos alcanzaron niveles increíbles para muchos Presidentes y Consejeros Delegados mientras se estancaba la rentabilidad de sus empresas o incluso descendía”.

“La elevación espectacular de los precios de la alimentación y de la energía agrava los efectos de la turbulencia financiera y son una mala señal de lo que tenemos por delante. Es muy revelador que los fondos de alto riesgo hayan estado implicados en el empuje al alza de los precios de los productos básicos. Son los ciudadanos de los países más pobres quienes serán los más afectados. Corremos el riesgo de una miseria sin precedentes, de la proliferación de Estados fracasados, de migraciones y de más conflictos armados”

“Algunas gentes se jactan de “las sólidas economías europeas” y de tener una mejor regulación y supervisión financieras que en los EEUU. Y podría decirse que hay en ello alguna verdad. Pero consideremos las perturbaciones crecientes en los mercados inmobiliarios del Reino Unido, de España y de Irlanda y la desaceleración económica que se extiende por toda Europa. Pensemos también en el populismo y el nacionalismo económico, ambos en alza”.

“Quienes deciden la política europea, en el plano nacional y en el de la Unión, tienen que dar una respuesta firme a la actual crisis financiera. ¡Necesitamos pragmatismo, apertura mental y cooperación en la prosecución de los objetivos comunes!”

Y los firmantes de la Carta proponen la creación de un “Comité para la crisis europea” que agrupe a políticos de alto perfil, ex jefes de estado y de gobierno o ministros de finanzas así como renombrados economistas y expertos financieros de todos los continentes, con el fin de realizar una serie de tareas de análisis y diagnostico de la situación europea, sugiriendo medidas al Consejo de la UE con el fin de evitar o limitar estos riesgos y presentar a la ONU y al FMI propuestas para limitar los efectos de esta crisis y preparar una Conferencia Mundial Financiera con el fin de repensar las reglas de las finanzas internacionales y de la gobernanza de las cuestiones económicas globales.-
Publicar un comentario en la entrada